Los monos, la banana y el agua helada

Es esta mi versión de un interesante experimento que se realizó hace más de 40 años (ver referencia abajo) y que conocí hace más de 20 años cuando estudié Psicología en la universidad. Se utilizaron diez simios, una jaula, una banana, una escalera y una mangera de agua helada.

Cinco simios son encerrados en una jaula que contiene una escalera y una banana colgando del techo. En poco tiempo uno de los simios descubre que puede colocar la escalera debajo de la banana para subir por ella y coger la deseada fruta. Cuando lo intenta el investigador conecta una manguera a presión que los rocía, a todos, no solo al osado simio, con agua helada.

Cuando otro mono intenta subir de nuevo el investigador vuelve a conectar la manguera de alta presión y los empapa a todos de nuevo. Tras varios intentos frustrados, todos los simios aprenden que NO debe acercarse a la escalera y NADA de pensar en la banana. Punto.

Entonces el investigador reemplaza a uno de los simios por uno nuevo. Como podemos imaginar más pronto que tarde este nuevo simio localiza la banana y la escalera, yendo a por esta última para conseguir llegar a aquella. Sin embargo, tan pronto como se acerca a la escalera los otros cuatro simios, anticipando lo que vendrá después, saltan sobre él para disuadirlo, a palos naturalmente, de sus «macabras» intenciones.

Y así los investigadores repiten este proceso sustituyendo uno a uno a cada simio que sí recibió la ducha fría a presión. Todos los nuevos simios son golpeados por los otros para que aprenda que NI escalera NI banana. Cuando los investigadores sacan al último simio que recibió el agua fría y el sustituto es “adiestrado” como debe ser por los demás, tenemos que ningún simio tuvo nunca la experiencia de que acercarse a la escalera para subir y coger la banana era castigado con la ducha de agua fría a presión; pero ninguno de ellos siquiera se atreve a acercarse a la escalera.

Si el último preguntara a los demás “¿por qué me golpeáis cuando trato de coger la banana?”, esto se mirarían unos a otros con perplejidad, sin saber muy bien qué decir y finalmente alguno le diría “así es como siempre se han hecho las cosas por aquí”. La norma, una norma difícil de comprender, ya ha sido fijada para mucho tiempo. Y los nuevos simios se aplican, incluso con más diligencia que los cinco iniciales, a hacer respetar esa norma que ya nadie cuestiona.

¿Te suena? ¿Te resulta familiar, salvando las distancias evolutivas? ¿Te has sentido alguna vez como el nuevo simio que llega a la jaula al incorporarse a un nuevo empleo o a un nuevo grupo?

Algunos malpensados creen que es así como se crean las políticas de las empresas. Yo he participado en la creación de unas cuentas y no estoy de acuerdo en que sea así en todos los casos…

Aquí te dejo con un vídeo en inglés que más o menos relata visualmente este experimento.

Sé feliz, P.

Stephenson, G. R. (1967). Cultural acquisition of a specific learned response among rhesus monkeys. In: Starek, D., Schneider, R., and Kuhn, H. J. (eds.), Progress in Primatology, Stuttgart: Fischer, pp. 279-288.
  1. Avatar de Cristián M. Publicista
    Cristián M. Publicista

    Gracias por hacer referencia a la fuente. He estado buscando el origen del experimento y en todos lados solo se plantea como paradigma o ejercicio, olvidándose del «chorro de agua», jeje…

    1. Avatar de Pablo Tovar

      ¡Gracias por tu aportación, Cristián!

  2. Avatar de Keelman
    Keelman

    Hola! Gracias por compartir.
    indicas por favor datos del experimento? -no los encuentro- Muchas Gracias Pablo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Responsable: Apolonio Consulting S.L.

Finalidad: autorización para realizar comentarios en los artículos del blog.

Legitimación: consentimiento expreso a través de las casillas de envío del formulario.

Destinatarios: no se ceden datos a terceros, salvo obligación legal o uso de aplicaciones de la propia web.

Derechos: acceso, rectificación o supresión de datos personales, así como otros que detalla la política de privacidad.