¿Por qué deberías leer mi newsletter sobre super-hábitos para CEOs?

Porque aplicando lo que te cuento dentro podrás vivir mejor que tu jefe. O usarlo para inspirar mejor a tu equipo. O convertirte en alguien más influyente, en un mejor líder; en un directivo con más éxito en el sentido más amplio del término. O llegar a vivir una mejor vida, una buena vida.

Política de privacidad

Sí, lo sé, el tema de los hábitos está de moda.

Últimamente puede que te encuentres por doquier con mensajes de este estilo:

«Conoce los 5 hábitos que necesitas para ser un líder extraordinari
«Aprende las 7 claves para liderar e influenciar en las persona

o… «Descubre el secreto para que tu equipo dé lo mejor de sí mism.

Deja que te diga algo.
Todo eso es filfa; tremenda superficialidad, meras simplezas; puro click-bait
Y de eso NO te voy a hablar en la newsletter.

Política de privacidad

Una vez aclarado esto, deja que te haga una pregunta

¿Cómo mides tu éxito?

Podría parecer una pregunta absurda, pero es que mucha gente mide el éxito por cosas tan variopintas como los ceros de su cuenta bancaria, por los metros de su casa o de su despacho, por dónde va de vacaciones…

Porque es común que haya gente que confunde el éxito, o el liderazgo, con tener estatus, con mandar o con tener posesiones.

En mi newsletter te voy a empezar contando 10 hábitos que realmente diferencian al líder de imitación del que es una referencia en su entorno.

Política de privacidad

Que la gente te siga o que haga lo que les pides no significa que seas un líder.

Política de privacidad

Después de más de 20 años guiando a cientos de altos directivos,  desarrollando sus capacidades de liderazgo, puedo decir que algo sé de esto.

Te podría hablar de lo que tienes que hacer para dirigir a tu equipo, para que hagan lo que les pidas. Pero eso no es liderazgo.

Podría hablarte de habilidades duras y blandas, de decenas de herramientas, de prácticas que te ayudarán a ser un líder temido, o uno querido. Incluso admirado. Pero eso tampoco es liderazgo.

No nos engañemos. Liderar no va sobre cómo controlar a otros. Liderar va sobre ti. Sobre sacar lo mejor de ti. Sobre dar lo mejor de ti.

Y va sobre cómo eso de ser un mejor líder puede impactar en positivo en tu carrera profesional. Pero también va sobre cómo impacta en tu propia vida y en la de aquellos que te rodean.

Porque no hay buenos o malos líderes.

Un mal líder no es un líder. Un mal líder es un alborotador. Un bocachancla, en el mejor de los casos. Y en esta newsletter verás la diferencia con claridad.

Si quieres ser mejor líder, tener más influencia, eso no va de cambiar media docena de rutinas. No va de golpes efectistas.

Eso es como comprarse un bolso de «Luis Buiton» o una corbata de «Versache».

Que en la distancia no se nota mucho.

Pero en cuanto te acercas… ¡y tanto que se nota que no es un «Louis Vuitton» ni una «Versace»!

Ya sabes…

El diablo está en los detalles.

Y con el liderazgo pasa algo parecido:

Mandar no es liderar.
Controlar no es liderar.
Manipular no es liderar
.

En tu tarjeta de visita o en la firma de tu correo electrónico pone que eres alguien relevante, alguien con un cargo importante, alguien con poder.

Pero hay algo… algo dentro de ti dice que no es suficiente con lo que haces o con cómo vives, que falta algo, aunque quizá no tienes muy claro qué es y no sabes cómo encontrarlo.

Un líder inspira a las personas que le rodean para que avancen en la dirección que crea prosperidad y beneficia a la empresa.

Y para que tu equipo funcione con un óptimo rendimiento de modo sostenible el secreto es que tú sepas cómo dar lo mejor de ti.

Un líder no crea seguidores. Crea otros líderes.

Si quieres liderar mejor, y sobre todo si también quieres vivir mejor, nada te va a ayudar tanto como los super-hábitos para CEOs.

De esto va mi supernewsletter 😉

Política de privacidad

Lo bueno de los hábitos es que, cuando los tienes integrados, te salen solos. Acaban siendo parte de ti, de tu identidad.

Y, al mismo tiempo, lo malo de los hábitos disfuncionales es que también operan así. Cuando los tienes integrados ni siquiera llegas a darte cuenta de cuándo salen ni del impacto que tienen en los demás, en tu vida y en tu destino. O si te das cuenta, puede que sea demasiado tarde.

A ver si esto te suena
:

Tensión
Malestar
Estrés persistente
Vivir con la sensación de que llevas el mundo a tus espaldas
Vivir con la sensación de estar solo, aunque estés rodeado de personas

¿Vas a esperar hasta que un día tu cabeza, o tu cuerpo, te paren en seco?

Política de privacidad

Ya, seguro que a ti no te va a pasar.

Pero le pasa cada vez a más personas en tu situación. Lo sabes.

Y si a ti no te pasa, es muy probable que más adelante pagues un precio alto por ello. En inglés les gusta decir: «there is no free lunch».

Así es. Nada es gratis. Para nadie.

¿Y si te empiezas a plantear en serio la posibilidad de cambiar las cosas? 

De que tú hagas que cambien. Las tuyas, no las de los demás. 

Quieres el cambio. Eso significa que ambos estamos en el punto perfecto para conocernos y empezar a hablar.

Política de privacidad

Y sé que encontrarás a muchos diciendo que el líder nace.

No es cierto. Disculpa que insista, pero más de 20 años de experiencia trabajando con centenares de altos directivos me han mostrado que los mejores saben que el líder se hace.

Porque tu personalidad es una combinación de tu temperamento y de tu carácter.

El primero, el temperamento, no se puede cambiar. De cuna le viene al galgo.

Pero el segundo, el carácter, sí se puede cambiar. Infinitamente. Durante toda la vida. Se puede mejorar para llevarte a ser el mejor líder posible, para que puedas vivir la mejor vida posible. Aquella que mereces. 

De eso va el Programa CHIEF para la alta dirección.

Pero eso, si te interesa, ya lo verás dentro, en la newsletter.

Porque este es tu primer paso para la mayor transformación positiva que hayas experimentado en tu vida como adulto.

Política de privacidad